DAKAR

Dakar: A pesar del frío, se calentó Casale.

Casale se quemó con combustible, amenaza abandonar el Dakar y disparó contra la organización.

El actual campeón de los cuadriciclos no lo pasó bien en la primera parte de la etapa maratón. Pese a venir puntero durante gran parte de la especial, una fuerte tormenta en Uyuni lo dejó a mal traer y aseguró que vi que corría peligro mi vida.

Ignacio Casale aseguraba antes del Dakar que su principal objetivo era pasarlo bien y disfrutar por primera vez de la carrera. Sin embargo, eso ha estado lejos de pasar. Primero fue una deshidratación, luego un choque contra un auto y ahora todos los incovenientes que sufrió en la primera parte de la etapa maratón, que comprendió un recorrido entre Iquique y Uyuni.

Pese a que vino puntero durante gran parte de la especial, en la recta final todo el panorama cambió. Una fuerte tormenta azotó el sector cercano a Uyuni y el Perro la vivió en carne propia. Granizos y rayos comenzaron a caer en el terreno donde iban corriendo y el piloto de cuadriciclos estuvo muy cerca de ser impactado por un destello eléctrico, según confirmó tras llegar la campamento.

Lo pasé muy mal hoy y tengo ganas de irme para la casa. Esto ha sido un martirio y me ha funcionado todo mal. Se me viene cayendo el tanque de bencina con la rueda de repuesto y casi me cae un rayo encima. Estoy disgustado, me quiero ir para la casa y el Dakar perdió la gracia“, comenzó diciendo un molesto Ignacio Casale.

Pero el lamento del piloto nacional, que llegó llorando por el dolor que sufrió tras quemarse la pierna izquierda con la bencina que perdía su tanque, no terminó ahí y se lanzó contra la organización por no tomar las medidas necesarias.

Me da lo mismo el resultado y me da lo mismo todo. Si mañana llueve, yo simplemente no parto. Es una inseguridad total y hoy vi que corría peligro mi vida. Me tuve que refugiar en la casa de unos bolivianos. Tienen que tener conciencia (la organización) y si está quedando la embarrada, deberían cortar la etapa. Lo encontré una inconsciencia total. Fui primero por veinte minutos, pero después fue un martirio, no veías nada y no podía apretar los frenos porque los dedos estaban congelados. Estoy muy choreado, como nunca en mi vida. Voy a ver si arreglo la moto, sino no parto mañana“, agregó.

Se me está cayendo el tanque de bencina y acá quieren que arregles la moto con dos destornilladores, un alicate y un par de metros de alambre. Voy a ver qué voy a hacer, porque este Dakar ha sido muy malo, para no decir algo más feo. Voy a al camión y si no tienen máquina de soldadura, me doy media vuelta y me voy a mi casa“, concluyó un enojadísimo Ignacio Casale.

Fuente: Elgraficochile.cl/Maray.cl