Crossprensa Motocross

La historia de un nudo

El buen día de hoy es con un mate pero con un nudo. Un Viernes lindo, con calor y con esta dulzura de personita que es Jazmin Cladera.
Todos los días charlamos, jodemos, ella tan… inocente y yo como soy. Me encanta ser su bastón del ánimo cuando lo necesita y que me cuente todo. Pero esta foto y ese video son esas cosas que te hacen pensar en logros, victorias, podios, sacrificios…

Cuanto nos enseñan sus ganas de volver a ser.
Y se graba con el celu, lo manda con el entusiasmo de ese piloto que se le animó al triple a fondo! Y con la misma admiración lo recibimos y hasta con algunas lágrimas porque nos hace pensar en cuantas veces nos quejamos por estupideces cuando no podemos tener la moto nueva, las botas nuevas, el casco nuevo, y ella me muestra su LOGRO nuevo de poder atarse las zapatillas.
No entendemos de lo efímera que es la vida a veces y como nos pega un sopapo en el momento menos pensado donde ni siquiera nos podemos atar una zapatilla o limpiarnos los mocos sin ayuda, y es cuando aprendemos a ver un poco mas allá de un impedimento o una discapacidad. Es cuando nos damos cuenta de lo chiquitos y vulnerables que somos sin importar el tamaño de la billetera de NADIE. Precisamente porque la vida no te avisa y te sacude con o sin merecimientos, simplemente lo hace.
20 años, es todo lo que vivió, y seguramente cuando cumpla 80, seguirá regalando esas sonrisas enormes recordando un loco del motocross que alguna vez le tendió la mano, un abrazo y un te quiero también, porque a eso no se le tiene ni miedo ni resquemores.
Saben cuantas veces sus padres habrán mordido la almohada tragando lágrimas y preguntando PORQUÉ? Y ella misma también aunque nunca me lo dijo.
Pero es también y como hice varias veces, preguntar DIOS PORQUÉ HACES ESTAS COSAS O DEJÁS QUE PASEN cuando hay tanta gente basura que se lo merecería pero ahí andan por la vida jodiendo a los demás.
Dios? estás?
Tampoco para ponerme teológico y discutir de religión, porque MI religión es otra, es la de ESTAR, compartir, ayudar, prestar oreja para escuchar o el hombro para llorar un abrazo en silencio.
Jazmín todos los días enseña algo, y esta vez nos enseñó de nuevo, que se puede atar los cordones, con sus 20 años, con sus ganas de vivir, con lo bonita que es, con esas ganas que pone todos los días para seguir viviendo lo mas normalmente posible y además me quiere enseñar a comer! A mi!!! jajaja, y nos divertimos.
Pienso en mis hijos, en muchos hijos, rogando que no les pase nada y si les pasa que se termine lo mas rápido posible, mas cuando es una personita como ella, criada con mucha honestidad y esa pasión que nos corre por las venas a todos, y nos hermana: Las motos.
Jazmín pudo hacer el nudo de su zapatilla, y no se a ustedes, pero a mi también se me hizo un nudo en la garganta.
Gracias dulzura de personita, dulzura de mujer en formación, dulzura de ser humano que con una sonrisa se compra a cualquiera. Y estas palabras no son para enseñar nada, pero si sus actitudes son para aprender mucho, porque cuando se vuelva a subir a la moto con el equipo puesto va a mostrar que SI se puede, y que esto recién comienza como les digo todos los días.
Jaz, te dejo un beso. Y gracias.
Pampero.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *