Crossprensa HOT NEWS

Me hicieron un regalo…

Está esa enorme confusión entre ser abuelo y ser viejo. Ser viejo y tener que estar sentado en un sillón en la vereda cuidando nietos que juegan y con el perro atado, en chancletas, musculosa y sombra mirando a la nada. O está eso de ser abuelo, y haber crecido, entender la vida y no dejar que PASE simplemente, sino también transmitir pasiones. Y hoy, vos (abuelo, campeón, amigo) hiciste dos regalos. Ahora te cuento.

Es agradablemente normal que nos envíen fotos de bebés,chicos, adolescentes, cumpleaños, momentos especiales. Pero esto fue muy especial por muchas causas.

Con este ABUELO compartimos pista, pasión, y ese enorme amor de amigos que nos da subirse a una moto y disfrutarla sabiendo todo el riesgo que nuestro disfrute tiene para nosotros mismos y los sufrimientos que causamos afuera de la pista.

Pero no podemos dejarlo. Ni de hacer, ni de transmitirlo.

Valentino recibió su moto de Cross, su primera moto. Se la regaló el abuelo, que se emocionó, lloró y disfrutó pensando que QUIZÁS esos genes se transmitieron y será un enorme y veloz piloto que por fin le dará a Argentina un campeón del Mundo!!!

O no tanto, pero no importa. Es lo que queremos cuando regalamos su primera moto a nuestros hijos, nietos, sobrinos o lo que sea. Soñar, como nosotros no pudimos porque nadie nos regaló nada y empezamos en la época que regalar una moto era regalar casi la muerte.

Mi querido amigo Claudio Grazioli, campeón argentino de 125cc en 1983 le hizo este regalo a su nieto. Y me mandó estas fotos que automáticamente me abrieron la canilla ocular, porque es imposible no emocionarse y no es signo de «viejo sensible» como me dijeron, sino de pasión compartida. De que no importe la crítica ni los detractores ni NADA. Nos importa transmitir la pasión porque nuestros mejores días los pasamos siempre sobre una moto.

Y porqué esta nota? porque si, porque tenía ganas, porque quizás es la primera de un futuro campeón del Mundo. O solo una nota al nieto de un amigo.

Pero es una nota en homenaje a la pasión, a la amistad y a la vida que el motocross nos hace vivir.

Claudio: Enseñale a manejar, enseñale a ser rápido, pero también enseñale que acá nada es fácil ni dentro ni fuera de la pista.

Gracias y mil gracias mas a vos y a Valentino, por la pasión. Nada mas… Y si, hiciste dos regalos porque a Valentino le regalaste su moto, a mi tu amistad y la confianza para compartir este amor.

Pampero.

One comment

Comments are closed.